Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 diciembre 2010

El

La última vez que la vi estaba, cómo no, apoyada en la mesa, recostando su lindo rostro en su mano. Me reconoció, levantó la mirada y sonrió ante mi euforia al verla. Su rostro seguía igual. Vestía suelta, pantalones oscuros y un polito sin cuello, sin mangas. Creo que pretendía parecer ambigua, a mí me resultaba arrebatadora.

Ella

Canciones, nubes, una gota de lluvia y sueños; las cuatro imágenes me conducen a él. Paseo por la calle y no veo a mis vecinos. Ni al sol, ni los huecos que debería evitar. Oigo aquellas canciones que me recomendó, veo las nubes,  siento la lluvia como abrazos, besos y palabras que, apenas salían de su cuerpo ya estaban entrando en mí, saboreo la vida en cada bocanada de un infaltable aire.

El

Al tirarme a la cama, cierro los ojos y pienso en su perfil. Cuando los abro se refleja en las cuatro paredes que me acorralan. El borde de sus ojos era oscuro; la mirada, verde claro. Bailaba como si fuera de aquel café, ya no hubiese mundo y solo sus pies pudieran crear uno nuevo.

Era la madrugada de un martes cualquiera y aún quedaban cuatro horas para que cualquier mortal fuera a trabajar. Y yo que siento esta ciudad como un bosque de cemento oscuro, distinguí su figura como una chispa de luz que volvió loca mi brújula. Venía, se iba, era inalcanzable.

Ella

No puedo dejar de pensar, que quizá algún día coincidimos no por ello ahora tenemos que reconocernos. Quizá fuera en otro país, en el banco, en un aeropuerto o en la calle nos hemos podido cruzar, no una, si no tantas veces… Incluso tal vez nos empujamos por las prisas, nos pisamos sin querer y nuestras miradas se enfrentaron con desprecio sin saber quiénes somos, quiénes fuimos, quiénes pudimos ser.

Con éste, siempre aparece otro pensamiento: ¿y si nuestro yo más profundo o el alma invisible que aún duerme en nosotros sí se reconocieron? Y que él, ¿por qué no?, piense desde entonces, de alguna manera, en mí.

El

Yo creo que existes, porque de alguna manera te siento en el aire, porque te pienso, porque prefiero creer en el mito. Te nombro y creo un cuento en el que somos los protagonistas, o mejor aún, personajes secundarios que embellecen este largo cuento que está repleto de reencuentros imposibles, donde se unen fantasmas de la memoria y duendes de la ilusión. Has surgido de la nada, pero yo te dibujo en un futuro imaginario. Quisiera que fuéramos dos personas reales encadenadas a un mismo sueño. Porque detrás de tus ojos, presiento más realidad que en las cien miradas y doscientos zapatos que me pisan en una combi.

Ella

A veces creo sentir que me acompaña en la cama. Y no pregunto quién es porque no quiero que ahoguen mi duda.

El

6:15: Hoy me he despertado pensando despertar con ella. Apenas recuerdo nada de anoche. He preferido no pensar en ello y he vuelto a cerrar los ojos. Al abrirlos, horas después, he encontrado como siempre la almohada vacía. De repente he sabido que era ella, pero esta certeza ha durado tres segundos. Los recuerdos etílicos se mezclan con mis sueños y no sabría asegurar cuál de ellos es cierto.

Ella

A veces sueño que lo veo, y cuando él me mira o pretende acercarse, me despierto con una leve sensación de resaca y una poderosa excitación. Hoy, después de levantarme, he leído sus correos, he reído y me he puesto nostálgica. Entonces he visto, en el espejo, lo ridícula que a veces soy. ¿Ya soy grande para nostalgias estúpidas?

El

El otro día fui, busqué y me quedé mirando las pocas fotos que tengo de niño, me pareció reconocer su mirada en la de una de mis compañeras. No era ella, ya lo sé, pero no puedo evitar seguir jugando a recrear su infancia y unirla a la mía. Como queriendo evocar un pasado de hace pocos años y no de los siglos reales que tenemos. Cuando ella aparece, todo es puro instante sin memoria, sin opción a hundirme en falsos recuerdos. Sin embargo, mi imaginación se desborda cuando ella huye y evoca escenas que nunca ocurrieron y que ocurrirán. Todo es tan increíble que a veces me parece verdad.

Ella

Cuando camino por la orilla de una playa, siempre quedo fascinada por el poder de atracción que tiene el agua. La ves pasar y quieres irte con ella, entrar en ella. El paraíso puede que no esté en la otra orilla, pero me encanta pensar que al final está la isla que me dará cobijo cuando quiera vivir un sueño.

El

Hacía tiempo que hay una escena que siempre vuelve a visitarme. No me importa si es real o no. Son tantos sueños y su imagen que me persigue, que me siento y la dibujo. Como un gran artista me inspiro y de repente aparece ella en un papel, dibujada por la tosquedad de mi lápiz.

Ella

Dentro se está mejor, el mundo permanece fuera. Me relajo, olvido, vivo. La niña que sigo siendo es capaz de correr ligera, vuelvo a tener la mirada limpia.

El

No puedo dejar de sonreír al contemplarla. La veo surgir como del agua y siento que, de algún modo, todo ha sido verdad. Nuestra verdad…

Anuncios

Read Full Post »

Mi historia de Navidad

Mi Mamá por alguna extraña razón, que desconozco, siempre en su nacimiento navideño tiene 3 niños Jesús, me parece que uno es propio del nacimiento “arequipeño” que usamos, otro es uno muy antiguo que supongo conservara por cariño y la historia que lleva consigo mismo, y otro es una figura mucho más grande, este ultimo me parece que fue un regalo, de todas formas hoy preguntaré el origen de estos 3 niños. Lo interesante fue que esta semana mi mama descubrió algo interesante en el calendario, esto:

En el día 25 dice: “Navidad de Jesús, Sergio, Claudio”. Sorprendentemente es el nombre de mi Hermano (Sergio) y el mío (Claudio). Para descartar si era solo una coincidencia fue en busca de otro calendario como este y se encontró con lo mismo. Yo he intentado buscar calendarios parecidos en otros lados pero normalmente no hacen referencia la mayoría a los nombres, algunos pocos solo a las fechas especiales, por lo cual fue complicado compararlo.

Que extraña y divertida coincidencia!!!, hoy, según el calendario, es el día de Jesús, Sergio y Claudio, así que tengo un motivo distinto (adicional) para celebrar navidad.

Dicho sea de paso, en los últimos años el espíritu navideño se fue pediendo poco a poco, quisiera vivir nuevamente esas épocas donde rezaba a media noche, cantaba villancicos y realmente creía en Papa Noel, y si que creía, me sacaban al balcón en las noches del 24 y me decían mira!, mira! allí – señalando con el dedo hacia las estrellas – allí va, en su trineo, mira mira!, y yo ilusionadísimo mirando al cielo, lo ves? Lo ves? – Me preguntaban – y yo, si claro, si! si lo veo!, y lo crean o no, recuerdo que alguna vez lo vi.

No recuerdo tener tanta expectativa sobre lo que recibiría en navidad, pedía cosas inverosímiles a Papa Noel (según me cuenta mi mamá) y cuando el me traia un regalo distinto al que pedía siempre venia acompañado de una carta disculpándose y explicando que ya se había agotado lo que quería, o algo así (grande Papa Noel!!), igual ese solo hecho, me reconfortaba y era feliz con mi regalo.

Pero eso si, me encantaba la fecha, los olores típicos de estos días, el solo hecho que se acerque diciembre, que en casa se armara el árbol de navidad y nosotros verlo, porque de niños podíamos solo ver, porque podíamos ser “toscos” y romper los delicados adornos que existían hace años, o el nacimiento, o la vajilla.

Disfrutaba tanto la navidad, sobre todo cuando podíamos viajar a Lima para pasarla con mis tíos y con mis primos, o mis primos podían ir a Arequipa era lo máximo, no importaba si tenia uno o mil regalos, lo que importaba era la emoción de compartir con la familia (que dicho sea de paso prácticamente no nos veíamos el resto del año) recibir un regalito, y comer…mmm… esas ensaladas, el panteón, y el pavo que duran hasta enero.

No recuerdo en que punto exacto fue que descubrimos que Papa Noel no existía, que era un montaje año tras año de mi madre y mi abuelo. Tampoco estaba consiente de que cada año las navidades éramos cada vez menos, quizá sin querer hemos aceptado que la partida de quienes hemos amado se lleven un poco de nuestra inocencia y espíritu navideño, o quizá también hemos permitido que al crecer el peso de los años dejen sepultado ese espíritu.

Pero algo si sé (es más fácil decirlo que hacerlo), la felicidad es una decisión y como tal uno puede decidir ser feliz en estas fechas, claro, darle un espacio a la nostalgia no esta mal, pero si hay motivos para vivir feliz, piensa esto: cada 60 segundos que tú pases enojado, angustiado o mal, es un minuto de alegría que no volverá. Mira en la noche a tu alrededor y celebra con quienes aun estamos aquí (en este mundo) y permite que ese niño nazca en el corazón de cada uno y nos permita recordar el verdadero propósito de esta fiesta.

Feliz Navidad, llena de bendiciones para ti y tu familia, son realmente mis mejores deseos

Read Full Post »

Solía ir a leer a un café en un pequeño centro comercial frente al mar. Me gustaba escaparme a media tarde, porque por lo general no hay gente a esa hora y así uno puede concentrarse en la lectura.

Pero esa tarde en particular, me distrajo una conversación, poco a poco deje de entender lo que leía. Decidí recostarme, cerrar lo ojos y escuchar:

–        Es extraño y tan gracioso…

–        Dibujas en tu cara una sonrisa como si la vivieras

–        Y quien dice que no… hay cosas que pasan y otras que no

–        Pero no dices que al fin de cuentas deben pasar, en tu realidad o en tu imaginación, siempre están ahí y suceden. Ese es tu problema

–        El problema es mi falta de imaginación…

–        No! Viejo, aterriza, pisa tierra, si algo no te falta es imaginación, más bien vive por ti

–        Yo vivo, si! Yo vivo…

–        Pues Claro! Claro que vives, pero vives en tu mundo…

–        Si pues! Un mundo que me hace feliz, un mundo que me hace vivir

–        Si te hace vivir no estarías sentado aquí, con tu taza de café, tu cigarro y repitiendo tu desdicha

–        Es que no lo tengo todo

–        Seria mejor si dijeras “al menos tengo algo”

–        ¿En verdad tengo algo? (risas irónicas)

–        Tienes vida, tiene familia, tiene alegría, talento…

–        Y de que sirve todo eso, si me falta algo…algo más grande…algo…

–        Tonterías! te aferras a la nada, pisa tierra y comprenderás. Tienes una meta, un camino

–        Un camino si, pero no quiero recorrerlo solo, le temo a la soledad.

–        Siempre crees estar solo y no ves más allá, crees que la vida solo sabe quitar cosas, pero la vida sabe dar y dar…

–        Dar tristeza, eso lo puedo esperar… Tengo una rabia y una felicidad, tengo tantas cosas en que pensar.

–        Siempre pensando en ella ¿verdad?

–        Si… así es, si no estuviera pensando en ella no estaría aquí. Escucho ruidos y me atormento, y pensando en ella reconozco una paz, un silencio, guardo fuerzas para volverla a ver

–        Pero no esta…

–        Aun no, pero sé que pronto llamara, por la otra línea me dirá…

–        Te dirá que!, ¿que le prestes algo o que le ayudes en algo?… o qué pasa si está de la otra línea callada?

–        El silencio es compañero en el tiempo, es mi costumbre escucharla en mi mente, solo necesito saber que esta ahí para poder hablar con ella, ella sabe que la escucho…

–        ¿Y ella te escucha a ti? … supongamos que si, que más quieres

–        yo nuca pido nada, solo deseo tener algo, una vida, una pequeña casita, un paseo por la plaza y otro por el jardín. Quien sabe uno a orillas del océano u otro en la orilla de la vida

–        epa!! ¡Eso es solo poesía! …No lo digo yo, lo dice ella

–        pues no, no es poesía es realidad, en realidad con palabras diría yo, …y si simplemente fuera poesía, que de malo tendría

–        la poesía no te da de vivir, no puedes comer las hojas en donde escribes, no puedes vestir de versos tu cuerpo, no puedes vivir en la casa que pintas en tus hojas, no podrás tenerla con tan solo soñarlo

–        (silencio)

–        ¿cabe en tu nostalgia una pausa?, sabes que lo que digo es verdad, ya deja de exprimirte el alma y ponte en marcha, hay tanto por luchar, tantas guerras que ganar, guerras de vida!!, guerras que con manos no podrás amasar, ni mucho menos pintar, ni mucho menos escribir, porque así es la vida, eres un mortal, y en tu caso…no tienes esas manos

–        No tendré manos pero aprenderé a pintar con los pies…

–        Buscas excusas a la vida, dejas pasar oportunidades, quieres llegar rápido a la salida de un mundo al que no has entrado

–        no tengo la visa para vivir, siento estar condenado a mirar y mirar, sin voz ni voto, volverme el mediocre en una sociedad…

–        Perdón, ¿no fue ella quien te dijo que tienes todas las de ganar? no me dijiste tu que sus palabras son ordenes, o mentiste también cuando dijiste que serias el mejor por ella

–        Y lo seré, seré el mejor para ella…

–        ¿te quiere?

–        Mucho, tanto como yo a ella

–        Si eso es verdad, porque no contesta tus llamadas, porque no acude en tu soledad, porque sientes que te menosprecia si en verdad te quiere

–        Tiene cosas en que pensar

–        Mas importantes que el amor supongo, parece una chica centrada y quiere una carrera, quiere una vida planificada, quiere seguramente alcanzar sus sueños

–        Y yo también

–        Entonces estudia, trabaja y sé el mejor…

–        No es tan sencillo, no tengo nada claro, soy miope en mi camino, torpe en mi andar, brusco con las manos y de cara algo abatido

–        Tienes un trabajo, un trabajo envidiado

–        Si, y estoy muy orgulloso de ello

–        ¿Hasta cuando te durará? Es un privilegio para tu edad, pero el tiempo pasa y se refleja en tu cara, mírate tienes una barba, y esas marcas? Arrugas ya? 2 o 3 canas? Todo eso indica tu edad

–        Se pasa el tiempo, si! Lo sé! nunca me dejo de lamentar….

–        Pues sí, se pasa, te refugias en una nube y no dejas que nadie la pueda alcanzar

–        Tengo miedo, necesito ayuda

–        Y la buscas en ella, ¿es justo eso? lo pregunto por ella. Crees que ella puede darte la ayuda que necesitas ¿por qué tendría que hacerlo? ¿nunca te pusiste a pensar que también ella tiene su nube?

–        Me tomo la cabeza y quiero dejar de pensar, no se que hago aquí y porque trato de manipular a la gente, tal vez mi error fue pensar que me amaría

–        Siempre apagas la luz, como de costumbre, y pones música, intentas cerrar los ojos para dormir y no puedes

–        Si pudiera dormir tal vez en un sueño profundo me quedaría, tal vez nunca más despierte

–        Apareció la victima! Mira, algún día encontraras una razón de vida, esa razón que te hará levantarte, cada mañana, con el sol

–        Algún MALDITO DIA!!! … siempre digo eso, siempre lo que no pude hacer hoy lo haré mañana y mañana será pasado y pasado será traspasado y así lo único que conseguí hasta hoy es levantarme cada mañana y ver en el espejo el reflejo de una, luego dos, y ahora tres y así pasaran las décadas, y yo aun seguiré levantando de esperanzas la vida

–        Que optimista eres (burla)

–        No hay tiempo

–        Tu eres el tiempo…tu haces y rehaces lo que quieres, y puedes moldear la vida

–        ¿No que no?

–        Nunca digas nunca

–        Pero que puedo hacer

–        Mátate, tal vez así seas feliz (ironía)

–        Pero así no podría tener a mi amada (sonríe)

–        Anda y díselo, dile que la amas

–        Lo sabe

–        ¿Pero lo entiende?

–        Pero al menos lo sabe

–        ¿Sabe que te esta perdiendo?

–        No es cierto…

–        Si lo es… el amor a veces es como una flor: cada día cae un pétalo, cada día pasan los  minutos y terminas ahogándote en todos los “te quiero” y te amo que llevan su nombre, cada día inconscientemente te convences que nunca podrás tenerla…

–        Prometí esperarla

–        Y ella te pidió que no prometieras

–        …ahora siento morir (suspira)

–        Si mueres tu, muero yo

–        Eres mi corazón, eres mi conciencia

–        Pues si, y sin ti no vivo, pero si yo muero tu también te vas conmigo ¿no lo sabias?

–        No

–        Pues sin saberlo me matas, me matas tu y tu mar de lagrimas que me ahogan, me asfixia tu corazón comprimiéndose, me ponen contra la pared tus palabras que no quieres decir, tus angustias son las mías…

–        Sufro…

–        Lo sé

–        Solo dile que la amo…

–        ¿Otra vez? Si lo sabe, no dices?

–        Me tengo que ir

–        Ve, eso es lo que mejor sabes hacer… toma tus cosas y ve, yo me quedare a dar respuesta a todos los que pregunten por ti

–        Miénteles, diles que estoy bien, que fui tras una ilusión

–        Pero vas en busca de una realidad?

–        Deséame suerte, tal vez nadie me podrá liberar o regresar… ojalá

–        ¿y si ella quiere saber donde estas?

–        Mi amor ira dejando huellas, no aquí, sino en mi mundo, en las nubes, detrás de aquella pared que nunca se termino de construir

–        ¿Volverás? ¿volverás por mi?

–        No…Esta vez no

–        Siempre jugaste de visitante y perdiste por goleada

–        Me gustaría jugar de local, y perder por goleada, pero al caer al suelo saber que es mío, que puedo quedarme ahí sin ser sacado y en mi lugar dejar una flor abonada con mi muerte

–        Jajaja, que – tra – gi – co… mira, quizá tal vez por eso el destino nunca te dejo jugar de local

–        Puede ser… entrenaré entonces (sonríe mientras se va)

–        Suerte

–        La suerte es para los tontos

–        Por eso:  suerte!!

Abrí los ojos, cerré el libro y me paré, son pocas veces las que puedo escuchar las conversaciones entre mi nostalgia y mi conciencia.

Read Full Post »

De pequeño crecí escuchando música de poetas, de los verdaderos canta autores altamente inspirados… a veces, uno puede leer una canción y entender muchas cosas, si no, puedes escucharla más abajo, pero pon atención al resumen de lo que tu significas, mi querido amigo “humano”…

Soy un Ser Humano

Más allá de cualquier ideología
mas allá de lo sabio y lo profano
soy parte del espacio, soy la vida
por el hecho de ser un ser humano.

Yo soy el constructor de mis virtudes,
como lo soy a la vez de mis defectos.
Torrente inagotable de inquietudes
genial contradicción de lo perfecto.

Yo puse las espinas en la frente,
los clavos en los pies y ambas manos
después rompí a llorar amargamente
la muerte irreparable de mi hermano.

Por mi se hace polémica la duda
quien soy? a donde voy? de donde vengo?
a través de los tiempos tan aguda
que por ella renazco y me sostengo.

Soy el que abrió la caja de pandora
que guardaba los males del planeta.
no escapó la esperanza, en buena hora.
por ella sobrevivo y soy poeta

Yo soy quien ha creado las prisiones
y la lucha fratricida y la injusticia
pero también he inventado las canciones
y el encanto sutil de una caricia.

En nombre de mi Dios
soy asesino, embustero, fanático y tirano.
desafiando las leyes del destino
tengo sangre de siglos en las manos
mas también en su nombre soy la rienda
que consigue domar a tanto potro.
seria sin un orden la merienda
de comernos los unos a los otros

Soy el poder
que condena los instintos naturales del hombre.
mi censura, reptando por oscuros laberintos
impone la moral de su estatura.

Yo soy un individuo entre la masa.
la coincidencia es sólo un accidente.
busco esposa, doy hijos, tengo casa,
soy la opción de un cerebro inteligente.

Que vale mas, inquietud de mi existencia,
cuando llegue el final y quede inerte,
si el arte, por fijar mi trascendencia,
o el eterno misterio de la muerte.

Por todo,
mas allá de cualquier ideología,
mas allá de lo sabio y lo profano
soy parte del espacio, soy la vida
por el hecho de ser un ser humano

Artista: Alberto Cortes

Si quieres escucharlo declamar, entra aquí: (http://www.youtube.com/watch?v=pY0DMsMCU28)

Si deseas escucharlo en estudio, te recomiendo entrar aquí: (http://www.youtube.com/watch?v=1Q28lMzU8JA)

Read Full Post »

Sería a causa de la luz de la luna – que todo lo distancia y vuelve irreal –  que al ver la figura alada, posada aquella noche en el filo de mi ventana, lo primero que pensé era que un ángel venía a mí.

Un poco más tarde, ya calmado y procurando mirar con atención, me di cuenta de que el ligero brillo lunar sólo iluminaba mi alma que huía…Eran las dos y treinta de la  madrugada en punto y se fue. Se montó en su nube azul, tenía destino fijo, pero andaba con nervios, esas cosquillas que siente uno antes de algo importante. No sabía si te vería, quizás sentía demasiada ansiedad por verte, por encontrarte esta vez…

Fue bajando poco a poco. A lo lejos veía un parque familiar, y allí una figura que no reconocía, ¿serias tú? Me alegraría tanto y tanto al verte.  Metro a metro, cada vez más cerca, aquella figura fue tomando forma, ¡eras tú!, con tu pijama holgada y abrazando una almohada blanca, junto a la banca del parque, frente a tu casa…

Me alcanzaste a ver, y una increíble sonrisa se dibujó en tu rostro, de un salto dejé la nube y corrí hacia ti sin palabras, solo caricias, abrazos, besos. Nos montamos a tu nube,  a nuestra nube, interminablemente azul.

Giraste… Tu cuerpo se movió hacia mí con la inocencia fingida del acto casual. Después ladeaste la cabeza y con una mano, apartaste el cabello, con el único propósito de dejar al descubierto tu cuello. Como si éste te estorbase para hablarme, fue como si el giro de tu cabeza y el vuelo de tu cabello fuesen los movimientos de una danza espontánea… Lentamente, me miraste, como si yo ocupase toda la capacidad de tus ojos, llenándome de tus pupilas que se agrandaban y se fijaban en mí con interés exclusivo. ¡Qué ganas de gritarte que te amaba! … En un momento dado, frotaste un labio contra otro, procurando que yo siga todo el proceso sin perder un detalle. Por fin, tropezó tu cuerpo con el mío y en el movimiento impreciso de una leve torpeza, terminaste recostada sobre mí.

¡Qué cantidad de palabras de amor y de pasión, puedes decirme con tus silencios! Vimos al tonto del pueblo que gritaba poemas de amor creyéndose Quijote o Cyrano, inventando doncellas en los balcones de algunas casas. Y reías, te divertía estar en tu nube, dueña del mundo, de la interminable noche, sintiéndote lo que eres: Exclusiva.

“¿Qué edad tengo?”, preguntaste mientras te engreías en mis brazos. “Tienes la edad de cuando se está seguro de que en todas las partes del mundo viven, piensan, sufren o ríen  como tú… Tienes la edad de mentir y que se te note, y de la risa cómplice. Tienes esa edad buena, en la que todo está a punto de suceder… Recuerda – te susurré tiernamente al oído – El hoy es un segundo que tiembla inseguro, el pasado no ha existido y el mañana no es sólo todo lo que queda, sino que también es lo único que llena el pensamiento.”

¿Esa es mi edad? – contestaste – que bella edad tengo – suspirabas – , y ¿Cuál es tu edad?, preguntaste mientras te acoplabas en un abrazo tierno, “¡Mi edad! – exclamé con picardía – es la de quien sonríe sin saber por qué, pero que se sabe feliz: sí, la del tontito, si quieres verlo así, tengo la edad del que se enamora en cada esquina…” y tú reías cómplice,  “En serio – dije coqueto mientras sonreía -, tengo la edad de los veranos que no se acaban y de las fiestas que están a punto de empezar, de las palabras vacías pero llenas de promesas, de las miradas de miedo inseguro… Hoy tengo esa edad que nunca termina y que siempre está amando…”

(Silencio…)

Te quedaste acostada en mi pecho, dándome la espalda mientras jugaba a pintarte el cuello a besos, y tu mirada no dejaba de ver el nacer de un nuevo día… y tus palabras de siempre, anunciando tu partida mientras apretabas suavemente mi mano: “Es hora de irnos. Terminó una noche más.”

Read Full Post »

un Domingo en Miami

Hoy fue un buen domingo, tome sol, camine por la playa, vi una mini largatija y perseguí una gaviota, se me ocurrió una idea para un cuento y casi casi termino el libro de Roberto Bolaño. Cuando me acerco al final de un libro, sobre todo los que me atrapan,  me da una rara nostalgia… es como cuando no quieres que acabe el día cuando te era tan divertido jugar y la energía te sobraba…


Luego de un rápido check out, me fui maletas y una gran pareja de amigos a ver algo de Miami, terminamos por la avenida más famosa, Ocen Drive, llena de restaurantes, hoteles, bares, lujosos autos e incluso conocí la casa de Versace.
Los restaurantes tienen por costumbre poner los platos que venden servidos en la entrada, algunos mas extravagantes, lastima que solo pude comer una ensalada… lo queme dejo pensando que seria de mi sin la  prescripción del medico antes de viajar, hay tanta comida por aquí, que me hubiera encantado probar de todo un poco!
Me sorprende tanto orden, tanta moda, tanto auto de lujo, tanto latino, tan poca publicidad, tanto de todo, la capacidad de sorprenderte con alguna cosa que veas (para muestra 2 botones: vi un gay bailando en la calle vestido de abeja, y un tipo paseando con su perro en una moto) y la cantidad increíble de razas que hay por aquí…Ahora, ya instalado en mi nuevo hotel, un poco mas lejos de la playa, listo para descansar y ordenar ideas. Que empiece una gran semana!

Read Full Post »

Recuerdo – Cuento

Acabas de preguntar si me acuerdo de ti, sin saber siquiera que no ha pasado un día en que no te recuerde, que no ha pasado noche sin soñarte, que no hay olor que no precipite en mí recuerdos inolvidables, que no ha existido paraje hermoso en donde no insista en colocarte mentalmente, que cada vez que timbra el teléfono me empieza la taquicardia y llego a contestar cerca al infarto creyendo que eres tú; que no ha existido rostro comparable al tuyo, ni cuerpo, ni caricias, ni nada. Que no ha existido más que el recuerdo desde aquel 6 de agosto en que decidiste partir.

Te has quedado en silencio, con un gesto interrogante, mientras exprimo los segundo para acordarme de todo lo que hemos vivido juntos tantos años atrás. ¿Que si me acuerdo de ti? Por qué no hacerlo, si fuiste, eres y serás, un motivo de vida maravilloso, si te llevaste años de locuras y me dejaste en rehabilitación de un amor infinito.

Y ahora me has encontrado 10 años después, en este mismo café, donde una tarde de lluvia te vi entrar empapada, sacudiendo el paraguas, exprimiendo tu cartera y con el maquillaje que te caía por el rostro de esa forma tan chistosa. Ni sentarte podías porque no había dónde; y te atreviste a sentarte junto a mí, porque aquel día que más podría salirte mal, si ya todo parecía ser sacado de una fantasiosa película barata. Terminaste justo en la mesa de un barato fumador de premier, de un solitario bebedor de café, encaprichado en leer hasta la última letra de aquel diario prestado. Aquel día se multiplicó, cambió de lugar, pero nunca de esencia, cada día un poco más temprano, hasta el punto en que no pudimos dejar de vernos de sol a sol y de transformar una casualidad en un amor sin fronteras.

No has cambiado nada, estás idéntica, aún con ese gesto interrogante, tus ojos titilan una hermosa danza; y yo he de seguir mirándote fingiendo buscarte entre mis recuerdos, fingiendo que soy capaz de olvidar, fingiendo un gesto impuro, entrecerrando los ojos y llevándome la mano a la barbilla, examinándote centímetro a centímetro sin decir nada; y tu expectante a tan resonante pregunta – si me acuerdo de ti – como si fuera fácil olvidar lo vivido intensamente, como si fuera fácil olvidar mi vida misma. Como si fuera fácil olvidar que por ti fui todo y por ti fui nada, que por ti cruce ríos y montañas, que me adecué paraje a paraje a tu camaleónica forma de vivir el mundo y que cambié todo, dejé todo por ser parte de ti. Como si fuera fácil reconstruir una vida olvidada, esperanzado en que regreses algún día para volvérmela a quitar; y que llegado el momento, hoy, ya frente a mi, solo te atrevas a preguntar: “¿Kike? ¿Te acuerdas de mí?”. He esperado tanto este momento y soñado tanto este encuentro, que sólo intento acumular todo el aire posible, verte directo a los ojos y exhalar un merecido: “NO”.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: